Volkswagen Golf R 2014









Tras la llegada en 2013 del Golf GTD y el Golf GTI, Volkswagen presenta el nuevo Golf R 2014, la variante más potente de la gama Golf. Se ofrecerá tanto en carrocería de tres como de cinco puertas y llegará a finales de año con un precio de 38.325 euros en Alemania.

El nuevo Golf R tiene 30 CV más que antes y consume un 18% menos que el anterior, el cual tenia mucha hambre. Al igual que todos sus antepasados R envía la fuerza del motor sobrealimentado a las cuatro ruedas mediante el sistema 4Motion, basado en la tracción de embrague Haldex de quinta generación. 
Además, la suspensión reduce la altura de la carrocería en 20 milímetros con respecto al Golf GTD y en 5 milímetros con respecto a un GTI.

Desde los paragolpes con grandes entradas de aire hasta las taloneras o el difusor trasero, han sido diseñadas específicamente para esta variante R. Los faros bi-xenón con luces LED diurna lucen un diseño específico, al igual que los grupos ópticos traseros LED oscurecidos. Destacan especialmente las cuatro salidas de escape traseras, que le dan, posiblemente el toque más deportivo de toda la gama R.




En la vista lateral destacan las llantas de aleación de 18 pulgadas en diseño “Cadiz”, que montan neumáticos en dimensiones 225/40 y pinzas de freno de color negro con el logo R. De forma opcional se pueden adquirir llantas de 19 pulgadas, tanto en el mismo diseño “Cadiz” como en el exclusivo “Pretoria”.
Volkswagen ofrece para el Golf R ocho colores de carrocería, que son los siguientes: azul metálico “Lapis” (exclusivo del R), rojo tornado, blanco puro, azul noche, plata metálico, gris metálico, negro oscuro con efecto perla y blanco “Oryx”.

En el interior del Golf R los grandes protagonistas son los asientos de corte deportivo tapizados en una mezcla de tela y alcántara, y lucen costuras en contraste y el logo R bordado en el reposacabezas. 

El volante de tres radios del R también está forrado en cuero en las zonas de agarre, con costuras en contraste de color gris, y cuenta con el logo R cromado en la zona inferior. En lo que a inserciones se refiere, el interior del Golf R cuenta con paneles “carbon touch“. El interior queda rematado por el umbral de las puertas retroiluminado en color azul, la pedalera de acero inoxidable o la luz ambiente interior.
La instrumentación del Golf se ha adaptado específicamente a la variante R, con animaciones “R” que se muestran en las pantallas, agujas que se iluminan automáticamente al abrir la puerta del conductor o un recorrido de agujas de abajo a arriba en el tacómetro y el velocímetro cuando damos el contacto. Volkswagen asegura que ha rediseñado el sistema de audio para el R, que cuenta con pantalla táctil de serie e incluso la pantalla con sensor de proximidad que conocimos en el Golf VII, que reacciona sólo con acercar el dedo, aunque no lleguemos a tocarla. La marca destaca el sistema Car-Net, que se incluye con la navegación y la conectividad “premium” para teléfono, y permite acceder a servicios de Internet como Google Maps o Google Street View.

La suspensión de la versión más radical del Volkswagen Golf está formada por un sistema delantero McPherson y un multibrazo trasero, aunque la marca asegura que en los muelles y las barras estabilizadoras no se ha buscado mucha dureza, con el fin de que el coche se comporte bien en carretera pero siga siendo un turismo cómodo.

Si queremos todavía más, podemos optar por la suspensión DCC, que ajusta la dureza de los amortiguadores “sobre la marcha” y cuenta con tres modos: Comfort, Normal y Sport. Junto al DCC viene de serie el Driver Profile Selector, que permite también modificar el carácter del resto del coche mediante varios modos: Eco, Comfort, Normal, Individual y Race. Éste último modo, Race, se ha diseñado específicamente para el Golf R y es el modo más deportivo, que permite exprimirlo al máximo.

El protagonista interno del Volkswagen Golf R 2014 es sin duda su motor, un 2.0 TSI turboalimentado de cuatro cilindros, que en este caso desarrolla 300 CV entre las 5.500 y las 6.200 RPM. El par motor máximo, por su parte, es de 380 Nm y está disponible en un amplio rango de vueltas, entre 1.800 y 5.500.
Este aumento de potencia se debe principalmente a nuevos elementos mecánicos como la culata, las válvulas, los pistones o el turbocompresor, que han sido sustituidos. Además, Volkswagen destaca la eficiente gestión térmica del motor TSI, que permite reducir pérdidas por fricción, reduciendo el consumo y las emisiones de dióxido de carbono a unos respetables 159g/km de CO2.

El resultado es un motor que con "tan sólo" 300 CV ofrece un consumo medio de sólo 6,9 litros con el cambio automático DSG de seis velocidades y de 7,1 litros (165 g/km de CO2) con la caja de cambios manual, y aún así es capaz de acelerar  de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos (DSG) o 5,1 segundos (manual). En las dos versiones tanto la manual como la automática la velocidad punta está limitado a 250 km/h.

La culpa de que el Golf R acelere de manera tan brutal la tiene la quinta generación del sistema de embrague Haldex del sistema 4Motion de tracción integral, que ayuda a transmitir toda la potencia al suelo a través de las cuatro ruedas. Este sistema hace uso sólo del tren delantero en condiciones normales, y que acopla el tren trasero si las condiciones de adherencia o tracción así lo requieren. La marca asegura que se puede enviar a las ruedas traseras casi el 100% de la fuerza del propulsor. Con esa fuerza mas de un parcheado, saldrá volando al arrancar a máxima potencia.

Al igual que el VW Golf GTI, el Golf R equipa la misma dirección “progresiva” de relación variable, que reduce el esfuerzo del conductor a la hora de afrontar curvas cerradas, maniobrar o aparcar. En zonas reviradas y carreteras de curvas, la cantidad de giro que el conductor ha de aplìcar sobre el volante es menor que en un Golf convencional.
Además, el Golf R equipa diferenciales electrónicos XDS+ tanto en el eje delantero como en el trasero, junto a bloqueos electrónicos de diferencial denominados EDS. Por último, el sistema electrónico de estabilidad o ESC cuenta con un modo Sport que es más permisivo. No obstante, el sistema se puede desactivar por completo. Permitiendo disfrutar del coche al más puro estilo "muscle car".




Comentarios

Entradas populares de este blog

Ficha Técnica Audi A1 1.4 TFSI 185 CV Ambition S.

Corvette Stingray 1967 una joya sobre ruedas.

Alfombrillas personalizadas para el coche hasta el ultimo detalle