Alfa Romeo Stelvio. El primer SUV de Alfa Romeo gusta… y mucho.


El año pasado en el Salón de Los Ángeles, la marca italiana Alfa Romeo, presentaba en primicia el primer SUV de su historia, el Alfa Romeo Stelvio, que llegará a nuestros concesionarios a partir del día 15 de marzo, en unos 2 dias, con una versión de gasolina y otra diésel.

Este nuevo modelo de Alfa Romeo es un pilar fundamental para el renacimiento de la marca italiana y el hecho de que tenga como base la plataforma Giorgio -la misma del Alfa Romeo Giulia-, es un muy buen comienzo. Respecto a la berlina, el Stelvio tiene casi 4,7m de longitud ademas de 20cm de espacio libre al suelo, un mayor recorrido de amortiguadores, vías ensanchadas y un puesto de conducción más alto.

La marca italiana ha querido que su primer SUV siga los pasos del Giulia, que dinámicamente es una referencia en su segmento. Además de plataforma, el Stelvio también comparte con la berlina el mismo esquema de suspensión Alfa Link, una especie de doble triángulo delante y un multibrazo de cuatro brazos detrás, aunque con ligeras modificaciones para acomodar las vías ensanchadas y hacer hueco también a ruedas de mayor tamaño. En opción también hay una suspensión activa con amortiguadores regulables.


El Alfa Romeo Stelvio es un modelo suave y cómodo en una conducción tranquila y en vías rápidas, pero en cuanto afrontas un tramo de curvas salen a relucir algunas otra bondades de las que sólo unos pocos SUV pueden presumir. Los movimientos de carrocería están perfectamente contenidos, y apenas notas balanceo a la hora de afrontar giros a ritmo elevado gracias a su motor 2.0 turbo de gasolina y 280 CV con unas prestaciones muy buenas para el Stelvio, con un 0 a 100 km/h en 5,7 segundos y una velocidad máxima de 230 km/h. Es un motor muy agradable por su capacidad de empuje.

Con un consumo homologado de 8,9 litros a los 100 kilómetros, este motor de gasolina no es especialmente frugal y, de hecho, en conducción deportiva o con constantes desniveles que afrontar, se puede mover en unos 15 litros con toda tranquilidad. Lo bueno es que, para el que se preocupe por el consumo, el motor diésel puede ofrecer cifras casi un 50% inferiores: homologa 5,5 litros.

Este bloque diésel de 2.2 litros, por ahora en versión de 210 CV (no sabemos cuándo llega el 180), no tiene tanto ímpetu como el gasolina (al fin y al cabo son 70 CV menos), pero mueve con soltura al Stelvio. A partir de unas 1.500 RPM ya notamos una buena cantidad de empuje y a 1.750 RPM comienza a dar lo mejor de sí, aunque desfallece a unas 3.500 vueltas.


En ambos casos la transmisión automática ZF de ocho marchas combina de maravilla con el propulsor. Es muy rápida pero también suave y cómoda para una conducción tranquila. Las levas tienen gran tacto y, en modo manual, te permiten bastante control. Alfa Romeo asegura que no habrá un Stelvio con caja de cambios manual.

El aspecto del Alfa Romeo Stelvio es uno de sus muchos puntos fuertes. Luce un llamativo frontal con faros bi-xenón. La trasera tiene una apariencia atractiva, algo tosca por tener demasiada proporción de chapa en relación al cristal pero le da ese toque agresivo.

Gracias a la altura de la carrocería, el acceso al interior es mucho más cómodo, y dentro la sensación de amplitud es adecuada. En el habitáculo sería difícil saber si estamos en un Stelvio o en un Giulia, porque el diseño es similiar: volante, salpicadero, mandos, cuadro de instrumentos, consola, etc... Esto implica que el sistema multimedia también sea el mismo, y por tanto no está entre los mejores de su segmento.


Las plazas traseras ofrecen un espacio para las piernas más que correcto y un bueno espacio libre al techo. Adultos de más de 1,80 metros de altura no deberían tener ningún problema con respecto al espacio para la cabeza. El maletero, bastante amplio y con un doble fondo, ofrece una capacidad de 525 litros y cuenta con tomas de corriente, luz, un par de ganchos o los mandos para abatir asientos automáticamente. El portón, además, es eléctrico de serie.

El acabado “Super” añade llantas de 18 pulgadas, inserciones interiores de aluminio, tapicería mixta de cuero o salpicadero bitono. Mientras que el “First Edition” viene con llantas de 20 pulgadas, pinzas de freno de color rojo, tapicería de cuero, asientos eléctricos calefactados, volante deportivo con levas, navegador 3D, Alfa Connect con pantalla de 8,8 pulgadas y radio digital, etc... Entre los sistemas de asistencia y seguridad que equipa o puede equipar el nuevo Stelvio destacan el control de crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento de carril, la alerta de colisión frontal, sistema de detección de peatones con frenada de emergencia o alerta de tráfico cruzado posterior.


En España estará disponible tanto en acabado “Super” con el motor 2.2 litros turbodiésel de 210 CV como en edición especial “First Edition”, en este caso con el motor 2.0 litros de gasolina y una potencia de 280 CV. Ambos se ofrecen sólo con cambio automático ZF de ocho velocidades y tracción a las cuatro ruedas Q4. Más adelante, en septiembre, tendremos entre nosotros la versión deportiva o “Quadrifoglio Verde” con un impresionante motor 2.9 V6 de 510 CV el tope de gama.

El precio del Stelvio parte de 48.300 euros para el “Super” diésel y 62.000 euros para el gasolina “First Edition”. Así pues, éste último cuesta unos 6.000 euros más que un Audi Q5 2.0 TFSI de 252 CV (55.850 euros), mientras que un Mercedes-Benz GLC Coupé diésel de 204 CV (59.033 euros) sería unos 10.000 euros más caro que el Stelvio Super diésel.

Si te ha gustado este post no olvides de pasarte por nuestro facebook y darle a me gusta para mantenerte informado de todas las novedades del motor y de posibles sorpresas.

0 comentarios:

Publicar un comentario