¿Cuando podemos usar el claxon y cuando no?



El conductor del coche de delante está mirando su móvil, el coche de delante se para ha hablar con un amigo, se distrae hablando con el copiloto, cambia de emisora de radio durante un largo tiempo. ¿Y tu?. Tu llegas tarde a una reunión importante, y estás de muy mal humor. La “pitada” que le acabas de dar puede salirte cara. Concretamente una sanción de 80 euros. Lo mismo ocurre si saludas a un amigo con tu claxon. Lo usamos constantemente y en la mayor parte de casos estamos cometiendo una infracción. ¿Cuando debemos utilizar correctamente el claxon?

El Reglamento General de Circulación es muy claro, regulado en el Artículo 110 con solo tres supuestos donde el uso del claxon es completamente legal:

“Excepcionalmente o cuando así lo prevea alguna norma de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, podrán emplearse señales acústicas de sonido no estridente, y queda prohibido su uso inmotivado o exagerado.”

“Las advertencias acústicas sólo se podrán hacer por los conductores de vehículos no prioritarios:
a) Para evitar un posible accidente y, de modo especial, en vías estrechas con muchas curvas.
b) Para advertir, fuera de poblado, al conductor de otro vehículo el propósito de adelantarlo.
c) Para advertir su presencia a los demás usuarios de la vía, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 70.”


En carreteras estrechas sí podemos y debemos utilizar el claxon para advertir de nuestra presencia a otros vehículos, especialmente en curvas con poca visibilidad. También debemos usar el claxon para evitar accidentes, como por ejemplo si un vehículo invade involuntariamente (o voluntariamente) nuestro carril o un peatón distraído invade la calzada con riesgo. Si debemos utilizar nuestro vehículo como si fuera un vehículo de emergencias, también está justificado el uso del claxon.

Otra situación, en la que muy pocos lo usarán, es para advertir a otro vehículo que lo vamos a adelantar. Esta señal acústica pone en alerta al otro conductor, que debería facilitarnos la maniobra, no aumentando su velocidad o bloqueando nuestro paso. Para cualquier otra situación, el uso del claxon está totalmente prohibido, y su uso acarrea sanciones.

¿Y para qué situaciones no podemos hacer uso del cláxon?

El uso indebido del claxon acarrea una multa de 80 euros, pero puede ascender a unos muy desproporcionados 6.000 euros en casos excepcionales. Estos casos excepcionales suelen tener que ver con normativas municipales de contaminación acústica, en zonas residenciales u hospitalarias. Os pondremos 4 ejemplos en los que el uso del claxon es habitual, y podría estar sancionado.

- Recriminar una maniobra ilegal o molesta. (Nos pasaríamos todo el día dandole al claxon)
- Celebrar victorias deportivas (se acabo el festejar la victoria de nuestro equipo)
- Para tratar de despejar un atasco. (sólo conseguiremos frustrar más a todos los implicados)
- Para que inicie la marcha el coche que se encuentra parado delante de nosotros


De estos 4 ejemplos podríamos sacar la conclusión de que, en más de uno, debería estar permitido el uso del claxon, si la maniobra ilegal o molesta nos podía haber causado o causar un accidente tal y como dice la ley, debería estar permitido su uso. Y en el caso de que un coche no inicie la marcha por ejemplo, cuando un semáforo se pone en verde, debería de haber un tiempo máximo de esperar para poder usar el claxon, ya que esa espera podría causar un atasco, accidente o quien sabe que más...

Si te ha gustado este post no olvides de pasarte por nuestro facebook y darle a me gusta para mantenerte informado de todas las novedades del motor y de posibles sorpresas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corvette Stingray 1967 una joya sobre ruedas.

Alfombrillas personalizadas para el coche hasta el ultimo detalle

Ficha Técnica Audi A1 1.4 TFSI 185 CV Ambition S.